Poble Democràtic

Poble Democratic acusa a los partidos representados de sabotear la renovación democrática y mentir al ciudadano al impedir que se baje el listón electoral al 3%

Poble Democratic acusa a los partidos representados de sabotear la renovación democrática y mentir al ciudadano al impedir que se baje el listón electoral al 3%

El representante en cap del Consell General de Poble Democràtic, Màxim Rueda, ha acusado a los partidos con representación en Les Corts de sabotear la renovación democrática de la política valenciana al impedir la bajada del listón electoral al 3% por miedo al empuje de las nuevas formaciones y el tacticismo electoral.

Màxim Rueda ha recordado que la medida estrella del Pacto del Botánico era la bajada del listón electoral al 3%, frente al actual 5%, lo que permitiría que formaciones con menos estructura y representación pudieran alcanzar los espacios institucionales. El tacticismo electoral ha ganado la batalla a la democracia otra vez, como demuestra que el PSPV no se haya rasgado las vestiduras ante el rechazo de PP y Ciudadanos a la reforma presentada de la Ley Electoral Valenciana (LEV), según el portavoz de Poble Democràtic.

La exigencia de obtener más de 100.000 votos para obtener representación parlamentaria beneficia a los partidos tradicionales frente a la bajada del listón electoral al 3%, situación que beneficiaría mucho más a las formaciones con las que comparte Gobierno el Presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y otras fuerzas políticas como el valenciano y autonomista Poble Democràtic, la coalición regionalista liderada por Poble Democràtic, el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (PACMA), Vox o la coalición Acord Ciutadà, integrada por partidos de izquierda, nacionalistas, republicanos y ecologistas, entre otros.

De nuevo, los políticos profesionales han mentido a los ciudadanos y, a pesar de incluir la rebaja al 3% en sus programas electorales y acuerdos de gobierno, no han encontrado el consenso necesario para aplicarla, tras meses de negociaciones infructuosas que finalmente se justifican en desacuerdo por cuestiones anecdóticas, según ha explicado Màxim Rueda.

Al igual que ocurrió con la negociación de la mejora de la financiación autonómica, el acuerdo entre las formaciones tradicionales y aquellas que han encontrado acomodo en las instituciones valencianas se ha mantenido hasta que han tenido que plasmarlo efectivamente en una propuesta legislativa que no les beneficiaba como partidos, pero que sí era un avance real en la implantación de un sistema de representación ciudadana más democrático que el actual, según el portavoz de Poble Democràtic.

Cerrar menú
×
×

Carrito