Poble Democràtic

Manifiesto del Pacto Valenciano contra la violencia de género y machista

Manifiesto del Pacto Valenciano contra la violencia de género y machista

La desigualdad estructural, la discriminación y la opresión basada en el
género como mecanismo social que utiliza el patriarcado para subyugar
a las mujeres con respecto a los hombres y al constructo social de lo
“masculino” tiene, entre sus peores consecuencias, el asesinato de
mujeres.
Desde que hay datos oficiales, solo en el Estado español, han sido
asesinadas más mujeres, y sus hijos e hijas, que víctimas del terrorismo de
ETA. Ante esta situación de emergencia nacional, la sociedad valenciana,
liderada especialmente por los movimientos feministas y por los colectivos
de mujeres, ha interpelado a las diferentes administraciones para llegar a
un pacto de Estado contra las violencias machistas.
El 21 de octubre del 2015, Les Corts Valencianes aprobaron la creación
de una comisión—posteriormente subcomisión— de estudio para la
erradicación de las violencias de género con la finalidad de impulsar
un pacto autonómico contra la violencia que sufren las mujeres y por
la igualdad de género. Un trabajo reflexivo, participado por y dialogado
con la sociedad civil y las personas expertas tanto en la legislación,
las carencias y los problemas derivados de su aplicación, como en la
conceptualización de la violencia machista. Un trabajo, el Informe sobre
el estudio de las violencias machistas en la Comunidad Valenciana y
para la creación de un pacto autonómico contra la violencia que sufren
las mujeres y por la igualdad de género, concluido el 7 de julio de 2017
por unanimidad y fuera de toda confrontación partidista, que sirve como
base de dicho pacto.
El 10 de abril de 2017, la Generalitat convocó a las personas representantes
de los partidos políticos, agentes económicos y sociales, universidades,
entidades feministas, colectivos de mujeres supervivientes, tercer sector,
medios de comunicación, cuerpos de seguridad, Administración de
Justicia y al conjunto de las administraciones públicas valencianas para
trabajar en el Pacto valenciano contra la violencia de género y machista.
Un pacto basado en el consenso, en el trabajo de la subcomisión de
Les Corts y de diferentes mesas de trabajo de la Vicepresidencia y
de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, en el marco de la
Convención sobre la eliminación de toda forma de discriminación contra la
mujer (CEDAW); el Convenio de Estambul, especialmente contra la trata
de mujeres y niños y niñas con fines de explotación sexual; la Declaración
Universal de los Derechos Humanos; y las competencias propias de la
Comunidad.
El Pacto valenciano contra la violencia de género y machista interpela a
las diferentes partes que intervienen en él para que asuman y desarrollen
293 compromisos y medidas concretas para combatir la violencia machista
y trabajar por una sociedad basada en la cultura de la no violencia, la
igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres y que respete
la diversidad y los Derechos Humanos, para desarrollar las medidas y
acciones en los próximos 5 años.
El Pacto valenciano contra la violencia de género y machista incluye
en la agenda pública valenciana la lucha colectiva contra las violencias
machistas y por la igualdad de género. Una oportunidad para derribar
los muros que aún hoy invisibilizan la violencia de género y machista y la
consideran un hecho privado y doméstico, y socializarla como un conflicto
político, social, cultural y simbólico. Un manifiesto de sororidad de todas
las administraciones públicas valencianas y las organizaciones sociales,
económicas, culturales y académicas con respecto a las mujeres víctimas
de violencia de género, y un mensaje inequívoco de confrontación con los
agresores y la violencia que ejercen.
El Pacto valenciano contra la violencia de género y machista se estructura
en cinco ejes, 21 objetivos y 293 medidas concretas que tienen el objetivo
de transformar la sociedad y erradicar las violencias contra las mujeres.
La feminización de la sociedad vinculada a los valores tradicionalmente
otorgados a las mujeres, como la cultura de la no violencia, el diálogo, la
gestión de las emociones y la horizontalidad. La promoción del equilibrio
entre la esfera pública y privada, reproductiva y productiva, la razón y
las emociones. Un equilibrio basado en la recuperación de la memoria
y las genealogías de mujeres, así como en el empoderamiento de estas
como nuevos referentes sociales. Una causa colectiva a la que hay que
sumar a los hombres, desde el trabajo de las nuevas masculinidades y
MANIFIESTO
su despatriarcalización. Tejer sinergias con la pérdida de privilegios de los
hombres y la liberación de opresiones de las mujeres para garantizar una
sociedad más libre, segura e inclusiva.
Un cambio de paradigma que debe fundamentarse en una escuela
coeducativa, en unos medios de comunicación responsables con
perspectiva de género, en unos usos de tiempo corresponsables y en un
nuevo espacio público que permita el desarrollo de relaciones saludables,
críticas y libres. Un cambio de paradigma cultural que debe ir acompañado
de una transformación socioeconómica que permita tanto el cambio de
forma de vida como la independencia económica de las mujeres para
garantizar su autonomía personal. Un pacto contra la violencia de género
y machista que trabaje sobre las causas y las raíces del conflicto de las
violencias machistas, pero que paralelamente también dé respuesta a las
consecuencias de esta desigualdad estructural y esta discriminación.
La mejora de la coordinación institucional y el trabajo en red para dar una
atención integral a las mujeres víctimas de violencia de género y a sus
hijos e hijas, desde la interseccionalidad y la inclusión activa. Un diseño
de políticas públicas desde la prevención y la sensibilización, la detección
y la intervención, el acompañamiento y la recuperación biopsicosocial de
las mujeres, la rehabilitación de los agresores y la reinserción sociolaboral
de las mujeres supervivientes. Unas políticas públicas desarrolladas por
personal con formación específica en perspectiva de género y violencia
machista.
Una apuesta por la inteligencia colectiva y la empatía contra la violencia
machista y las desigualdades, una suma de compromisos y voluntades,
de medidas y de acciones concretas que cada una de las personas e
instituciones que intervenimos nos comprometemos a desarrollar para
erradicar todas las formas de violencia hacia las mujeres.
Este manifiesto, así como el Pacto valenciano contra la violencia de género
y machista, es un documento abierto al que personas individualmente u
otras organizaciones, independientemente de las promotoras, podrán
suscribirse y sumar nuevas acciones propias para combatir las violencias
machistas, ya que todas y todos tenemos mucho que hacer.

Menú de cierre
×
×

Carrito